Travel: Mendoza, Argentina

6 de mayo de 2016

¡Holaaa~! ¿Qué tal? (。・ω・。)ノ

Yo tengo mucho sueño pues no he podido descansar bien ultimamente, el trabajo y los estudios me agotan demasiado x.x Además esta semana regresé de un viaje de estudios y me desordené con las horas de sueño.

Como salida a terreno por el instituto, viajé a Mendoza, Argentina. Desde el año pasado había escuchado que existía este viaje pero no tenía certeza de cuando sería, o si lo tendría en algún momento.

Lo malo es que nos avisaron una semana antes del viaje, por lo que toda la preparación fue un tanto improvisada. Como trabajo los fines de semana tuve que cambiar turno y perder días de clase, y trabajar en la semana me dejó agotada y me fui con muy poca energía en el bus.

No tuve tiempo de cambiar divisas y tampoco tenía mucho dinero, así que muy extremo me fui a Argentina con 10 lucas.
*En promedio $1 ARS (Peso argentino) equivale a $45 CLP*

Partimos a Mendoza el viernes pasadas las 8am, y la verdad me quedé dormida rápidamente por lo que no recuerdo muchos detalles hasta que desperté y ya estábamos en medio de la cordillera.
Abrir los ojos y ver tanta nieve fue maravilloso. Yo no conozco la nieve y tenerla tan cerca me puso muy contenta.

Cruzamos mediante el paso Los Libertadores, ubicado en Los Andes, V Región. Son 32 curvas para llegar al cruce, conocidas como Caracoles de Portillo, por lo que les recomiendo llevar algo para el dolor de cabeza ya que yo iba muy mareada, o en caso extremo alguna bolsa plástica.

 
En la aduana argentina pudimos bajar del bus y estirar las piernas. Yo necesitaba aire porque las curvas al subir la cordillera me tenían muy mareada.

Como el proceso de cruzar fronteras es un poco lento, tuvimos tiempo de recorrer el lugar y lo aprovechamos para subir los cerros que habían cerca.
Desde el lado chileno se veía mucha nieve en la cordillera así que yo esperaba toneladas de nieve y me encontré con muy poca xD Pero como no la conocía era suficiente para mi. Además era el único momento en que podríamos jugar con ella.

El cruce de fronteras es menos decoroso de lo que imaginaba, seguramente porque somos países vecinos.
Sólo es necesaria la cédula de identidad, y te entregan un "comprobante de ingreso" que parece boleta de supermercado, en este papel de servilleta de carrito de sopaipillas.

En el kiosko rojo de Coca-Cola vendían sandwiches (Bastante contundentes) y otras cosas para comer. El hombre que lo atendía era muy amable, y fue el primer contacto con el acento argentino que estaba esperando xD

Lo divertido es como le cambian el nombre a las cosas, como la milanesa que es una escalopa y el pancho, que es un completo.
El caballero del kiosko me cambió pesos argentinos porque yo no había tenido tiempo de hacerlo en Santiago. Aunque de todas formas, acepta pagos en pesos argentinos, dólares y pesos chilenos.

Le compré un juguito de naranja Cepita del Valle (Como los jugos Andina que venden acá). Me costó $700 CLP y le pagué con luca. Él, en un acto patriota, sacó $300 pesos chilenos de un tarrito para darme vuelto.

Llegamos a la ciudad de Mendoza pasadas las 3pm, nos asignaron pieza en el hotel y luego salimos a recorrer los al rededores.

Cerca del hotel estaba la plaza de la independencia, que en verdad era bastante sencilla. Tenía un cartel promocional de Mendoza con luces de neón pero no funcionaban xD
Y llegando a la siguiente cuadra había una pequeña feria artesanal donde compré un par de recuerdos.

Un par de calles después de la plaza está la Avenida San Martín, la cual es la principal avenida y además un importante punto de comercio en la ciudad, pues hay locales en ambas calzadas.
Me sentí como en Patronato, con la diferencia de que todo era mucho más caro.

Les cuento que en Argentina los autos tienen preferencia, no como acá que son los peatones (Aunque no se nota) así que deben cruzar con mucha precaución la calle, porque los autos no van a bajar la velocidad aunque haya un paso cebra cerca. ¡Ojo con eso!

*Para los que quieran comprar alfajores, les recomiendo La Cabaña, ubicado en plena Av. San Martín. Es una tienda enorme y es de las mejores en cuanto a dulces se trata*

Caminando de vuelta al hotel con mi amiga Kata, pasamos por una calle bastante bohemia donde habían muchos lugares para comer y beber algo.

El local al que entramos ofrecía café con leche, jugo de naranja y dos medialunas por $1.500 CLP ($35 ARS).
Cabe mencionar que las media lunas las preparaban en el mismo lugar y el café era de grano. Además, el servicio es muy bueno pues nos atendieron muy amablemente pese a lo poco que pedimos.
Al terminar, pedimos la cuenta y no sabíamos si se daba propina o no, así que bien huasas le preguntamos al chico que nos atendió xD Por lo que les cuento que si se da propina, para que no pasen vergüenza como nosotras.

Al día siguiente visitamos la viña Salentein, en el valle de Uco.
Es una viña preciosa y muy elegante, cuenta con un restaurant y un centro de eventos, además de ser una importante marca de vinos en Argentina.

El año pasado hicimos un tour por la viña Santa Rita, y debo decir que Salentein me gustó mucho más.

Como parte del tour nos dieron almuerzo en "La Posada", un restaurant que era parte de la viña.

El primer plato era un pan tostado con crema ácida y tomate deshidratado, acompañado de un vino Killka Chardonnay maravilloso. Y se los digo en serio, yo nunca tomo vino pero este me gustó muchísimo.

Después unas empanadas de pino en masa de hoja acompañados con una pasta de aceitunas. Les cuento que la empanada era a la argentina, pues no tenía ni aceituna ni huevo en el relleno.

Como plato principal había un ojo de chorizo acompañado de papas rústicas (No se ven, pero están bajo la carne) y chimichurri.
Este plato estaba acompañado de un vino Killka tinto, pero no recuerdo qué cepa era.

Para finalizar, leche asada en una cama de galleta de hojas. Estaba delicioso.

Después del almuerzo hicimos un tour por la parte en que producen los vinos. Nuestro guía sabía mucho y eso me dio mucha seguridad, además tenía mejor desplante comparado al que nos atendió en Santa Rita.

Me gustó mucho la bodega pues junto a los barriles tienen un piano. El guía nos contó que un par de veces al año realizan conciertos a beneficio, invitando a algún artista de renombre.

El profesor que fue con nosotros en el viaje tocó el piano y algunos acompañamos cantando. La iluminación de la bodega, el ambiente, todo hizo que fuera una experiencia muy linda y hasta mística (Como que me fui en la profunda xD).

Después de ver los barriles, fuimos a la sala de cata. El mismo guía nos sirvió vino, pero lo hizo utilizando un decantador (Es como un florero gigante). El decantador se utiliza para oxigenar el vino, y así se sienten más los aromas y sabores de éste.

Catamos 3 vinos, y aunque no me gustaron mucho si eran muy buenos, es sólo que no estoy acostumbrada a beber.

 
Más tarde, el mismo día, visitamos una fábrica de aceite de oliva llamada Laur.

Fue un tour bastante corto pero muy preciso en el contenido. Nos explicaron el proceso de producción de aceite de oliva en sus inicios y cómo se fueron modernizando hasta hoy y luego catamos aceites.

No tenía idea de que eso era posible xD Pero es bastante sencillo: sólo bebes una cucharada de aceite y luego comes un trozo de pan, al revés o simplemente untas el aceite en el pan. También habían diferentes pastas para probar con el aceite y había una tienda enorme con muchas variedades de aceite de oliva, acetos y vinagres.

Al día siguiente, domingo, partimos de vuelta a Santiago pasadas las 9:30am. Luego de unas 3 horas llegamos al cruce y estaba cerrado debido a fuertes vientos. Se levantaba la tierra y la visibilidad era muy poca, y parecía sacado de alguna película gringa.
No pensé que tendríamos tanta mala suerte xD

Nos devolvimos entonces a Uspallata, el pueblo más cercano al cruce y paramos en un restaurant. Como éste era muy caro y no teníamos mucho dinero para ese día, cruzamos al frente y nos quedamos en una bencinera un par de horas, ya que ahí vendían sandwiches y eran bastante más baratos que el menú que nos ofrecían en el restaurant.

A eso de las 3pm nos subimos al bus y decidieron que debíamos cruzar por el sur, ya que el paso Los Libertadores no tenía pinta de abrir pronto.

Pese a que sería un viaje larguísimo, me llenaba de esperanzas conocer un poquito el sur. Cruzaríamos desde Argentina por Neuquén hasta Lonquimay en Chile.
Además, en el bus pusieron The Revenant, la película de Di Caprio que yo tenía muchas ganas de ver pero que por tiempo y dinero no había podido.

Nos detuvimos en una bencinera cerca de las 19hrs y ahí teníamos wifi, por lo que algunos pudieron contactarse con sus familiares. Una hora después volvimos al bus y seguimos el viaje. Yo dormía a ratos pues no me gusta dormir en el bus, me pongo muy nerviosa.

A las 2am volvimos a parar en una bencinera para los que quisieran bajar al baño y luego continuamos directo hacia Neuquén. Iba rendida ya a esa altura, así que me acomodé con un cojín en la ventana y no supe más hasta el día siguiente.

Cuando desperté el día lunes, eran las 8:30am y ya habíamos llegado al paso fronterizo Pino Hachado, en la región de la Araucanía.
En el lado argentino tuvimos que entregar el comprobante de ingreso que nos habían dado la primera vez (Ese que parece boleta de supermercado) y en el lado chileno nos revisaron los bolsos.
Incluso tuvimos que llenar un formulario indicando el tipo de pertenencias que estábamos ingresando al país.

Nos dieron 5 minutos para conocer los al rededores del complejo fronterizo pero no hicimos mucho porque hacía demasiado frío xD Además estábamos cansados.

 
Les confieso que nunca había ido al sur y estaba maravillada pues siempre quise ir. Nunca había visto árboles de tantos colores ni tanta nieve en la cordillera, así como nunca había sentido tanto frío xD Aunque conocí el sur desde el bus, estaba contenta igual.
Bajamos desde la cordillera a la carretera hacia Santiago, por lo que se veían las nubes acomodándose entre los cerros.
¡Un paisaje bellísimo!
Iba con mucho sueño pero no podía cerrar los ojos, sabía que era una oportunidad única y no quería desperdiciarla durmiendo aunque sea un poco xD 

A eso de las 2pm llegamos a la hostería El Paleta, la cual es muy famosa entre los camioneros. Entramos sólamente al restaurant y tenía ambiente a picada, era muy hogareño y me hizo sentir un poco mejor, además la señora que nos atendió era muy amorosa.
Aquí nos dieron almuerzo y en verdad lo necesitábamos, pues desde las 8pm del día anterior que no comíamos.
Yo pedí fideos porque me encantan los fideos, pero no contaba con que fuera un plato tan grande xD Estaba tan feliz por comer comida casera, en el bus nos alimentamos sólo con galletas y dulces y me tenían un tanto cansada.

Luego de almorzar continuamos viajando a Santiago. En el bus pusieron un par de películas más pero ya iba muy cansada, así que no les puse atención y dormí a ratos. 
Al instituto llegamos a las 22:30hrs, lo que nos da un total de 36 horas de viaje. Es como ir a Italia ida y vuelta en avión. Qué loco, ¿No?
Sin duda, esta experiencia de viajar y cruzar fronteras fue muy enriquecedora para mis estudios y mi vida personal. Estar en un lugar donde todo es completamente nuevo y sus habitantes son "diferentes" me dio mucho miedo en cierta forma. También el querer comprar, pues debía transformar todo a pesos chilenos para saber si era un precio conveniente.
Pese a que estuve 36 horas en el bus y el viaje tomó mucho más de lo presupuestado, conocí un poco el sur y eso me pone muy contenta.
¿Han viajado a Argentina? ¿Qué les pareció?

¡Nos vemos en un próximo post! (。・ω・)ノ~さようなら~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog! ❤️