Travel: Sewell, Rancagua

1 de mayo de 2015

¡Holaaa~! ¿Qué tal? (。・ω・。)ノ

Hoy estoy muy feliz, pues vengo a compartirles mi primera salida a terreno como estudiante de turismo: visita a Sewell.
Por mi clase de Chilean Heritage & Destinations (Patrimonios y destinos de Chile) visitamos el campamento minero de Sewell, que es además, patrimonio de la humanidad de UNESCO.

Sewell era un pueblo minero ubicado a 2.200 metros de altura en plena Cordillera de los Andes, a 64km de la ciudad de Rancagua (150km al sur de Santiago).

El viaje es en bus y dura poco más de 4 horas. Para una que sólo ha viajado a la costa (Máximo 2 horas de viaje) fue bastante largo. El recorrido implica muchos cerros y curvas así que iba bastante mareada arriba del bus. Se recomienda llevar alguna medicina para el dolor de cabeza en caso de ser necesario.

 
 
Sewell se construyó en 1905 por Braden Copper Co., una empresa estadounidense que explotaba cobre en la mina El Teniente.
Cabe destacar que la mina El Teniente es la segunda mina de cobre de mayor importancia para el país luego de Chuquicamata, además de ser la mina subterránea de cobre más grande del mundo.

En sus inicios, Sewell funcionaba bajo el nombre de El Establecimiento o El Molino, donde no era más que un pequeño campamento ubicado en la ladera más próxima a la mina.
Fue en 1915, luego de renombrarla como Sewell (en honor a Barton Sewell, un importante ejecutivo de Braden Copper Co. que apoyó enormemente la iniciativa de construcción de este pueblo minero en tierras chilenas y que falleció ese mismo año en Nueva York), que comenzó a crecer en infraestructura, tomando características propias de una ciudad. Esto se vio aún más fortalecido con la construcción del ferrocarril que unía Sewell con Rancagua en cinco horas de viaje y el aumento de la  demanda de cobre desde el extranjero a causa de la Primera Guerra Mundial.

Se construyeron además, nunerosos edificios multicolores en los que vivían los mineros en camarotes para solteros y otros distintos para los casados. También vivían en Sewell técnicos estadounidenses y sus familias, pero ellos vivían en chalets del "Barrio Americano".
Si bien, había una diferencia entre las condiciones habitacionales de los mineros y los americanos, estas no eran demasiado exageradas y permitían una buena convivencia en el diario vivir.

La figura de Cristo en la cruz está hecha con rocas de la mina.
 
En Sewell se construyó el hospital más moderno de sudamérica (para aquella fecha), una compañía de bomberos, un gimnasio, numerosos clubes sociales, un cine que estrenaba películas antes de que llegaran a Santiago, tres escuelas industriales, una iglesia católica, la primera brigada de Boy Scouts del país, un centro de bowling y una piscina temperada.

Sewell era una ciudad realmente particular para la época. Tanto la educación, salud y vivienda eran gratuitas y la población estaba fuertemente segregada entre norteamericanos y chilenos, casados y solteros.
Para evitar cualquier tipo de conflicto, se vivía con normas impuestas por el Departamento de Bienestar Social, el cual se encargaba de cuidar el orden general y, además, imponía la ley seca. En Sewell no se podía beber alcohol, probablemente por eso es que esta ciudad contaba con numerosos establecimientos recreacionales.

Dadas sus características geográficas, en Sewell no existían las calles como las conocemos en la ciudad, sino simplemente escaleras. Eso le da un encanto único que no existe en otro lugar del mundo, sin necesidad de mencionar las piernas que debían tener sus habitantes, eso si que era hacer ejercicio xD Además, las "calles" no tenían nombre, sino que se reconocían por el color de los edificios y por un número asignado a cada uno.

 
Para la década de los 60s, la ciudad de Sewell alcanzó su máximo esplendor albergando a más de 15.000 habitantes. Sin embargo, en 1967 cuando comenzó la Nacionalización del Cobre, el gobierno chileno compró gran parte de Braden Copper Co. y dio inicio a la "Operación Valle", la cual consistía en trasladar a los habitantes de Sewell a Rancagua, hecho que se vio fortalecido con la construcción de una carretera que unía ambas ciudades. De esta manera, lentamente la ciudad de Sewell comenzó a ser despoblada, hecho que se acentuó aún más con el cese de funcionamiento del ferrocarril en 1976.

En 1998, Sewell fue declarado monumento nacional y en julio de 2006 fue declarado por UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, destacándose por ser un ejemplo de las ciudades de tipo industrial de principios del siglo XX.

Sewell es en verdad un pueblo maravilloso, las labores de mantención han sido extraordinarias para  conservarlo en tan buen estado hasta la fecha.
Nuestro tour por la ciudad lo realizó un guía que vivió en Sewell durante su infancia, por lo que tenía un encanto especial, como de nostalgia.

Hoy en día, Sewell funciona principalmente para labores de oficina a manos de Codelco y como atractivo turístico. Obviamente por ser un pueblo antiguo y en conservación, la cantidad de visitantes es limitada y se mantiene bajo un estricto control de acceso.

En Sewell también está el Museo de la Minería del Cobre, donde puedes conocer en profundidad la larga historia de extracción de cobre del país como la misma historia de Sewell, además de distintos usos que se le ha dado a este mineral a lo largo de la historia de la humanidad.

*Para más información sobre Sewell y cómo realizar una visita turística, puedes visitar la página web oficial a manos de Codelco haciendo click aquí*
¡Espero que esta información les sea de ayuda!
¿Se motivan a conocer lugares históricos de Chile? ¿Qué les gustaría visitar?

¡Nos vemos en un próximo post! (。・ω・)ノ~さようなら~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por leer el blog! ❤️